Bajo una apariencia anodina, se esconde una de las herramientas más sorprendentes y potentes que he probado.

workflowy.com

No sé qué resorte mental acciona pero… funciona.  En apariencia, Workflowy no es muy diferente a un simple documento ofimático donde ir creando listas. Pero no. Hay magia en lo que los creadores de Workflowy denominan Zooming. Tocas un elemento de una lista y con un bello efecto, toda la pantalla se convierte en una página con ese elemento como título. Se integra perfectamente con la manera de focalizar de nuestro cerebro. Con la manera de estructurar y compartimentar la información. Es dificil de describir. Probadlo.

Lástima que la versión Pro sea tan extraordinariamente cara. De momento, con la versión gratuita es suficiente. 500 elementos al mes dan para estructurar bastantes ideas y discursos.

 

 

 

Comparteix: